lunes, 14 de febrero de 2011

No Queda Nada Más...



En el amor no se puede mandar...
llegó un extraño y se llevó
mi corazón prendido a tu cuerpo.

Vete con él... sé feliz, no sufras más,
mi amor por ti no va a cambiar.
Aunque me quede sólo tu recuerdo,
a mi me bastará...

Hice de tripas corazón y tomé una decisión
aunque he llorado como nunca lloré...
más nada me queda,
darte un beso y verte marchar...


Ha pasado mucho tiempo ya desde que todo aquello acabó, ya solo es un recuerdo, lo he comprendido al fin, aunque aun necesito tiempo para meditar y pensar en lo ocurrido, solo quiero tu felicidad, si ya la has obtenido, aprovéchala y no dejes que nada te lo impida, yo ya no volveré, siempre me tendrás ahí para lo que necesites, como tu amigo, como tu compañero, como tu consejero y como un hombro en el que llorar y desahogarte cuando algo te oprima. Nunca olvidaré lo que vivimos juntos. Seguiré preguntándome qué pudo haber pasado si todo hubiera sido diferente a cómo ocurrió, pero siempre me quedarán esos buenos recuerdos, esos momentos, aquellos besos, aquella mirada cómplice y aquellos sentimientos. Tengo que seguir con mi vida y ahora solo quiero decirte que te deseo lo mejor de corazón y que seas muy feliz en la vida, te quiero...

1 comentario:

  1. ¡Que bonito, David!
    Los buenos recuerdos siempre permanecen.

    ResponderEliminar